Buen trabajo, aunque sin recompensa

El Ubrique UD senior cayó el pasado domingo por un ajustado 2 – 1 en El Rosal ante el líder del grupo, el Balón de Cádiz, que supo hacer valer su condición de equipo más en forma de la categoría, aunque tuvo que sudar la gota gorda para imponerse a un equipo serrano que se mostró muy serio durante todo el choque y al que quizás los errores castigaron en exceso. El conjunto de Miguel Domínguez salió muy bien plantado al terreno de juego sabiendo exactamente cómo tenía que jugarle a un rival que tradicionalmente no se le suele dar mal. Los ubriqueños tiraron una línea alta, con defensa de cuatro y bien replegados con la idea de hacer un buen bloque que no dejara ninguna fisura ni concesión a su rival. Así, el filial cadista empezó imponiendo un alto ritmo al partido, aunque durante los primeros 20 minutos el Ubrique UD tuvo la situación bajo control, con algunos tímidos acercamientos que no se traducían en jugadas claras de peligro.

En este contexto, en el minuto 23 el equipo balonista aprovechó un desajuste defensivo serrano en un córner sacado en corto para ponerse por delante en el marcador por medio de Xavi. El gol cayó como un jarro de agua fría en un equipo ubriqueño que había estado trabajando bien hasta ese momento. Los de Miguel Domínguez entraron en una fase de cierto desconcierto que fue aprovechado por el Balón de Cádiz para a falta de siete minutos para el descanso ampliar la diferencia tras una buena jugada que remachó Isra.

Tras el paso por vestuarios, el Ubrique UD salió convencido de que, a pesar del resultado, el juego había sido bueno y se podía rascar algo de El Rosal. Por ello, en esta segunda mitad se hizo con el dominio del balón e intentó poner en aprietos a su rival, teniendo mucha más presencia en ataque. De esta manera, empezaron a llegar las ocasiones, destacando un disparo de Montero que a punto estuvo de colarse en la portería. En el minuto 75, una presión del extremo sobre el meta cadista propició que su despeje cayera en los pies de Paco que, desde prácticamente el centro del campo, superó por alto al portero y se coló en la portería en lo que fue el 2 – 1. Sin embargo, la reacción ubriqueña se quedó ahí, ya que no llegó a gozar de ninguna ocasión más ante un Balón de Cádiz que se empleó con mucho oficio en esta recta final y no permitió que se jugara mucho más.

En definitiva, el Ubrique UD se vino de vacío de Puerto Real tras haber plantado cara a un rival y mostrar una imagen competitiva y más acorde con lo que ha ofrecido en estos últimos años. Así lo ha interpretado también Aníbal Rodríguez, que ha reconocido que salieron del partido con una sensación agridulce, pero con la tranquilidad de ver como el equipo cada vez está mostrando mejor actitud e imagen, fruto del trabajo diario que está realizando una plantilla implicada un año más con este proyecto.