El fútbol sala local volverá en octubre

El Comité Local de Fútbol Sala de Ubrique abrirá el próximo viernes y hasta el 31 de octubre el período de inscripción para la temporada 2021 – 2022, después de más de año y medio sin que haya rodado el balón en la competición local. “Llevamos mucho tiempo esperando y ahora parece que vemos un poquito la luz al final del túnel”, ha comentado el presidente del colectivo, Daniel Villanueva, tras haber mantenido una reunión con responsables del Patronato Municipal de Deportes (PMD) y con la delegada de Deportes del Ayuntamiento de Ubrique, Virginia Bazán, en la que se acordó las condiciones en las que el Comité ya podía poner en marcha sus actividades a partir del 1 de octubre. Una de ellas será la obligatoriedad de contratar un seguro de responsabilidad civil y queda en el aire la necesidad de un seguro individual para los jugadores, que dependerá de la normativa que la Junta de Andalucía exija a este respecto en esta nueva etapa.

Lo que sí está claro es que finalmente la liga 2019 – 2020 se da ya por terminada y no se reanudará como en principio se pretendía desde el Comité. Villanueva ha desistido de esta opción “debido a que va a haber equipos que no van a inscribirse”, con lo que la competición quedaría alterada. El número de equipos con los que se podrá contar esta temporada es todavía una incógnita. Hay equipos como Zulema que deja la competición en Ubrique para iniciar una nueva andadura en la competición federada o el KdK, que no sabe si podrá contar con suficientes jugadores para afrontar una temporada. El presidente del Comité ha asegurado que a pesar de que tiene buenas expectativas, hasta que no se formalicen las inscripciones no se sabrá si la liga volverá a tener dos categorías o se reducirá a una. Lo cierto es que el balón echará a rodar de nuevo en el mes de noviembre, con la disputa de un trofeo a modo de pretemporada y la posterior celebración de la liga local. En esta nueva etapa, Daniel Villanueva ha adelantado que quiere poner en marcha otros proyectos como la creación de una competición escolar de fútbol sala “para tener una poquita de base para el futuro” o incluso organizar una liga de veteranos.