Rosa Sierra y Esther de la Torre participan en los rallyes de Almanzora y Castelo Branco

Las copilotas ubriqueñas Rosa Sierra y Esther de la Torre tomaron parte el pasado fin de semana respectivamente en el VII Rally Valle del Almanzora y en el Rali de Castelo Branco, dos pruebas automovilísticas de primer nivel en las que con mayor o menor fortuna lograron finalizaron cumpliendo con los objetivos iniciales de sus equipos.

Por un lado, Rosa Sierra participó en el VII Rally Valle del Almanzora, puntuable para el Campeonato de Andalucía Rallyes de Asfalto, en el que acompañó por primera vez a Carlos Domínguez Prado con un Wolkswagen Golf en la modalidad de Regularidad Sport. La ubriqueña, que afrontaba por tercera vez esta prueba almeriense, acudió tras aceptar la propuesta de un Domínguez que no pudo contar con su copiloto oficial debido a un accidente doméstico. Para ello, tuvo que adaptarse a marchas forzadas a un sistema de medición como es el rallymeter con el que hasta el momento no había tenido ninguna experiencia.

Así, el Rallye arrancó en la tarde del viernes con un tramo de 4 km en el que finalizaron en 4ª posición a dos segundos del pódium. En los tramos de la mañana del sábado la organización había establecido unas medias bastante altas, en opinión de los equipos de Regularidad Sport. A pesar de ello, Rosa Sierra ha confesado que en esta primera toma de contacto “las sensaciones que el coche me pudo dar fueron increíbles y con Carlos iba bastante segura y tranquila”. Tras el primer reagrupamiento, la organización decidió hacer un cambio de media, algo de lo que no fueron avisados ni Carlos Domínguez ni Rosa Sierra antes afrontar la segunda pasada por el primer tramo de la mañana, a lo que hubo que sumar un pequeño incidente a mitad de tramo cuando se encontraron circulando un turismo particular ajeno a la carrera: “Nos llevamos un susto impresionante que ya nos descolocó y desconcentró”. Por todo ello, el equipo ya quedó bastante lastrado en la lucha por el pódium para los tramos de la tarde. Aun así, la copilota de Ubrique ha reconocido que los disfrutó “como una niña pequeña, el coche iba magníficamente”. Finalmente, la victoria fue para la pareja José Ignacio García y Pepe Casado (Golf GTI), seguido de Juan José Vargas y Fernando Guerrero (Citroën AX) y Francisco Javier Sánchez y Alejandro Sánchez (Aud iCoupe Quattro). Carlos Domínguez y Rosa Sierra terminaron en 4ª posición final.

Rosa Sierra se ha mostrado satisfecha con el balance general de la prueba: “He salido muy contenta por todos los conceptos nuevos que he ido aprendiendo”. En esta línea ha afirmado que su primera experiencia con el rallymeter se le dio “bastante bien e incluso conseguimos adivinar más funciones del programa”. Sierra ha señalado que, aunque su intención esta temporada es seguir el Campeonato de Regularidad Clásica, “lo he disfrutado tanto en ese Golf que no me importa haber perdido esa puntuación”.

Otra prueba que contó con participación de deportistas de la Sierra de Cádiz fue el Rali de Castelo Branco, prueba puntuable para el campeonato de Rallyes de Asfalto de Portugal y segunda cita de la Copa Suzuki Swift que está siguiendo la pareja formada por el gastoreño Ernesto Salguero y la ubriqueña Esther de la Torre. En esta ocasión los gaditanos se enfrentaron a un rallye bastante accidentado en el que llegaron a neutralizarse tres de los ocho tramos previstos. En la Copa Suzuki la victoria final fue para Diego Félix, por delante de Diego Ruiloba y Aingeru Castro. Ernesto Salguero y Esther de la Torre finalizaron en la 13ª posición de la Copa.

Ernesto Salguero se ha referido hoy a la dureza de esta prueba portuguesa, que además se complicó en la jornada del sábado por una climatología hostil con fuertes aguaceros durante la carrera: “Nunca habíamos rodado en agua con el Suzuki. Aparte, en la Copa no nos dejan poner gomas de agua, así que con gomas de seco y sin haber rodado nunca en agua fuimos navegando poco a poco y, respecto a nuestros compañeros, perdimos mucho tiempo. Además, en el siguiente tramo perdimos la 5º y 6º marcha, por lo que también tuvimos muchos problemas mecánicos”. No obstante, el equipo pudo solventar estos problemas de cara a la jornada del domingo, en la que “cuando estuvimos cómodos y pudimos hacer algún tramo bien, el menor tiempo que marcamos fue un 10º del scrash de la Copa, que creo que para los tiempos que tuvimos en el primer rallye de Sierra Morena estuvo bastante bien”.

Salguero se ha mostrado satisfecho con el trabajo que están realizando en su primer año en esta copa monomarca, consciente de que todavía tienen mucho trabajo por delante para adaptarse al vehículo, a las pruebas nuevas y a la gran competencia que hay: “Este año creo que en modo test va a ser todo lo que vayamos a correr. Todos los kilómetros que haga en el Suzuki son pocos porque el ritmo y el nivel que hay en la Copa Suzuki no lo hay ahora mismo en ninguna copa de España. Son pilotos que llevan muchos años corriendo”. El piloto de El Gastor ha reconocido que todavía necesitan adaptarse a la nueva montura, con la que se estrenaron en competición en el Rallye de Sierra Morena para posteriormente correr algunas pruebas regionales con la idea de hacer el mayor número de kilómetros posible. Desde su punto de vista, el pilotaje del Suzuki Swift es muy diferente al de su anterior montura: “El Suzuki es prácticamente un coche de calle. La verdad es que tiene muy buen paso por curva y unas suspensiones muy buenas, pero como coche de competición y comparado con el Peugeot 208, son dos coches totalmente opuestos”.

“Lo que más me está costando – ha explicado – es el turbo y que sea un coche sin autoblocante, ya que si metes mucho el volante estás perdiendo tracción o si frenas muy tarde, como podía hacer con el Peugeot, la curva se te va cerrando más y pierdes tracción. Nos está costando mucho, pero poco a poco y haciendo kilómetros creo que vamos a conseguir rodar rápidos en el Suzuki”. Sobre su copilota Esther de la Torre ha señalado que “poco a poco se va sintiendo más cómoda. El nivel que teníamos para un regional estaba muy bien. Es verdad que cuando hemos salido fuera nos hemos chocado con la realidad, hemos visto que teníamos que trabajar duro y hacer cursos, que ya los hicimos”. Por todos estos motivos ha recordado que “el proyecto es de dos años. Este año queremos aprender, hacer kilómetros, descubrir todos los rallyes y disfrutar de la experiencia” y que para para la próxima temporada, “cuando estemos más rodados y tengamos confianza con el coche, intentar ver dónde podemos estar”.

Alejandro Gómez y Paco Benítez, en el Campeonato de Andalucía de Ciclismo

La localidad jiennense de Bélmez de la Moraleda acogió el pasado fin de semana el Campeonato de Andalucía de Ciclismo en Ruta y contrarreloj (CRI) al que acudieron los ubriqueños Alejandro Gómez, para competir en las dos pruebas, y Paco Benítez, para hacerlo solo en la contrarreloj. Mientras que Gómez terminó en la 6ª posición en la CRI y la 18ª en la prueba en ruta, Benítez sufrió una avería mecánica que, aunque no le impidió finalizar la prueba, le hizo perder mucho tiempo en la clasificación de la crono. Aun así, se pudo desquitar dos días después en la IV Clásica Ciclista Ciudad de Cazorla, puntuable para la Copa de España Máster, en la que tuvo una actuación destacada.

El Campeonato arrancó en la jornada del pasado viernes con la prueba CRI con un recorrido de 8 km que arrancaba desde la localidad de Bélmez con una bajada que enlazaba con una carretera general que picaba hacia arriba y volvía al pueblo con un último km en subida. Los primeros en romper el hielo fueron los juniors, entre los que se encontraba Alejandro Gómez como uno de los tres ciclistas que el Indeso Gold Bike Jerez eligió para disputar la prueba. El vencedor fue Adrián Benito con 11’56’’, seguido de Jesús Valero (12’22’’) y Alejandro Tapia (12’23’’). José Cristóbal Ruiz fue el primer ciclista del Indeso en 4ª posición con 12’32’’, mientras que Alejandro Gómez acabó en la 6ª plaza con 12’47’’ y Álvaro López lo hizo en la 10ª posición con 13’16’’. Por su parte, Paco Benítez sufrió un problema mecánico con la cadena tras la primera bajada, haciéndole perder varios minutos que le descartaron para la pelea por el pódium. La victoria en Máster 60 fue para Juan Moreno, con 13’50’’.

El domingo se disputó la prueba en ruta para todas las categorías salvo los Máster, cuyo campeonato se disputará en septiembre. En la categoría junior la prueba se decidió en la penúltima vuelta de las 6 que había que dar a un circuito de 13, 38 km, en la que tres ciclistas se lanzaron con todo en una bajada, abrieron hueco y llegaron a meta juntos, llevándose la victoria al sprint Adrián Benito con 2h16’03’’, seguido de David García (2h16’09’’) y del componente del Indeso Gold Bike Jerez Diego Mancilla (2h16’25’’). Alejandro Gómez logró meterse en el grupo cabecero formado por unas 20 unidades, manteniéndose en él hasta esa penúltima vuelta en la que no pudo seguir el ritmo.

El joven ciclista ubriqueño se ha mostrado satisfecho con su rendimiento y el del equipo en estos campeonatos, “pero siempre queriendo un poquito más y sabiendo que todavía me puedo exprimir mucho más de cara a las próximas carreras”. El Indeso Gold Bikes Jerez ha conseguido una medalla de bronce en ruta, en donde también metió a otros dos corredores en el top ten, mientras que en la CRI rozaron el pódium y también colocó a sus tres corredores entre los tres primeros. Alejandro Gómez ha reconocido estar muy contento con su nuevo equipo: “Es un equipo muy familiar en el que se apoya a todos los corredores y en carrera todo lo que te falta te lo proporcionan”. “El director me exige que tengo que estar ahí entre los mejores, que tengo la capacidad y la fuerza para poder disputar las carreras y estar metido entre los mejores. Cuando pase esta época de estudios que me ponga las pilas y esté ahí con los mejores”, ha añadido. Gómez ha confesado que “todavía me falta muchísimo que aprender. En cada carrera siempre hay cositas en las que estoy aprendiendo para mejorar, pero de momento me veo bien y suelto”. Sobre sus primeros meses de competición de la temporada ha señalado: “Me esperaba que, por el cambio de categoría y por haber competido tan poco, iba a ser más duro, pero de momento me veo bien”. En esa línea ha afirmado que “este año noto que he dado un salto de calidad bastante grande que no me esperaba que lo diera tan pronto”.

Ahora tiene por delante la primera prueba del CAREBA, la VIII Subida al Santuario Virgen de la Sierra en Cabra, que se disputará este próximo domingo, aunque la mente la tiene puesta en las próximas pruebas por etapas que va a disputar con su equipo durante este verano: “Las que más ganas tengo de probar, a ver cómo reacciona mi cuerpo porque son carreras de nivel nacional, con los mejores equipos del panorama nacional y en las que te puedes comparar con corredores muy buenos”.

Por su parte, Paco Benítez se ha lamentado del problema mecánico que lo dejó prácticamente fuera de carrera en la CRI Máster 60, aunque después pudo quitarse la espinita con una buena actuación en la IV Clásica Ciclista Ciudad de Cazorla, en la que estuvo a punto de subir al pódium. Para el componente de Ciclos Castillo, en esta prueba de la Copa de España Máster “el nivel era muy grande y poder entrar con el grupo que entré, con el tiempo que echamos y teniendo en cuenta el estado de forma en el que estoy, que no tengo ritmo de competición, me siento súper satisfecho”.

Esta prueba se desarrolló sobre un recorrido de casi 70 km y un desnivel de unos mil metros, en el que el pelotón formado por ciclistas Máster 50 y 60 rodó muy rápido desde el inicio, con una media final de 37 km/h. Benítez se pudo meter en un segundo grupo de cabeza a poca distancia del primero en el que logró colarse un Máster 60. En este segundo grupo se metieron, además del ciclista ubriqueño, otros tres Máster 60 que se jugaron las otras dos plazas del pódium. En esta ocasión, Paco Benítez fue 5º, en una prueba en la que finalizar ya fue todo un éxito, teniendo en cuenta que más de la mitad de los participantes de Máster 50 no pudieron acabar la carrera.

Paco Benítez ha contado que “físicamente estoy bastante bien. No estoy en el mismo peso que en 2019, estoy un poquito por encima, me hace falta afinar un poco más, pero estoy bastante bien para la edad que tengo”. El ubriqueño, de 62 años, ha señalado que “con esta edad lo único que cuenta es que te respete la salud y así, más o menos, se puede estar ahí”. Y es que durante este año el uibriqueño del Ciclos Castillo ha tenido problemas físicos de espalda con unas molestias en la zona lumbar que no terminaban de remitir y que le obligaban a parar cada dos semanas. Superados esos problemas, parece que en estas últimas semanas está logrando tener continuidad en los entrenamientos, aunque ha reconocido que “el estado de forma bueno te lo da las competiciones, el competir te da ese saltito que entrenando nunca coges”. Paco Benítez, que también estará en Cabra este fin de semana, ha adelantado que dos de sus objetivos serán el Campeonato de Andalucía Máster en Ruta, en septiembre, al que esperaba llegar “en mejor momento y con muchas carreras hechas” y el Campeonato de España Máster de Valladolid del próximo mes de julio.

Escudería Ubrique prepara la Subida pendiente del número de inscritos y las directrices de Sanidad

Escudería Ubrique ha iniciado este fin de semana los primeros trabajos de montaje del tramo de cara a la celebración de la XXV Subida Internacional Ubrique – Benaocaz que tendrá lugar los días 25, 26 y 27 de junio. Además, en la mañana de hoy lunes ha tenido lugar en el Ayuntamiento de Ubrique la primera reunión de seguridad local entre componentes de la Escudería, autoridades políticas y representantes de los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad implicados en el desarrollo de la prueba. Estos, sin duda, son dos pasos importantes y definitivos que revelan que, después de tres años, la XXV Subida al fin será una realidad. Aun así, el presidente de Escudería Ubrique, Pedro Carlos García, ha señalado que, aunque lo tienen todo previsto, en estos días se encuentran “en un compás de espera» pendientes del número de inscritos y las directrices que indique la Consejería de Sanidad para conocer exactamente en qué condiciones se tendrán que mover.

Por ello, hoy hemos charlado con García con el fin de conocer las novedades y cambios a nivel organizativo y deportivo que presentará la prueba en este 2021 con respecto a la última edición que se pudo disputar, allá por 2018. A las novedades que se aplicarán como consecuencia de las modificaciones sufridas en este tiempo por la propia competición, hay que añadir todo lo relativo al protocolo de seguridad anti covid. En este sentido, ha explicado que se pondrá en marcha un sistema de control de público en las zonas donde se suele concentrar un gran número de aficionados, como las Cumbres, la Gasolinera o el Pluviómetro. De esta manera, para acceder a las zonas de aforo limitado habrá que registrarse en la web de Escudería Ubrique, que establecerá un sistema de acceso a través de pulseras. No obstante, el presidente de Escudería Ubrique se ha mostrado prudente en este sentido, anunciando que, siguiendo los plazos establecidos han solicitado “la pronunciación de [la Consejería] Sanidad para que en estos días nos digan las directrices que tenemos que tomar al respecto”. Por ello ha insistido: “Lo tenemos todo previsto, unas bolsas de público ya estipuladas en diversos sitios con una capacidad de público y a través de unas pulseras se haría la entrada. Pero vamos a esperar acontecimientos. […] Hasta que no tengamos algo sustancial de Sanidad no tenemos nada”.

La principal novedad de esta XXV edición será la modificación de la primera parte del trazado con la incorporación al recorrido de la carretera de la zona de Las Cumbres, algo que ya se iba a aplicar el pasado año. De esta manera, tras enfilar los primeros metros de recta de la gasolinera, los vehículos girarán a la derecha para posteriormente salir en una espectacular curva para tomar la carretera de Ubrique a Benaocaz, siguiendo el recorrido tradicional. Por otra parte, el protocolo sanitario obligará a realizar cambios en el diseño del parque de trabajo y el reparto de su espacio entre los equipos. Así, el parque de trabajo se ubicará este año en la Plaza de las Palmeras “por la exigencia de distancia física de seguridad entre la localización de equipos”. A este respecto, la organización también está pendiente del número de participantes, que condicionará el reparto de este espacio tanto en Las Palmeras como en su ubicación tradicional en la Avenida Jesulín de Ubrique, si fuese necesario.

En lo referencia a esto, Pedro Carlos García ha vaticinado que, desde su punto de vista, el número de participantes será más reducido que en ediciones anteriores “porque es un año de transición por muchos factores que entran en juego. Creo que la inscripción va a ser más corta que otros años”. El máximo representante de Escudería Ubrique ha estimado que “va a ser una inscripción de tipo medio” y que las dos pruebas que se han celebrado del Campeonato de España de Montaña (CEM), la Subida al Fito y Guía de Isora, no sirven de referencia por sus características peculiares. Eso sí, García ha recordado que este año podrán participar barquetas y que existe la posibilidad de que “aparezcan algunos aparatos del Europeo”.

Por último cabe recordar que la Subida echará andar en la jornada del viernes 25 de junio con las verificaciones técnicas que tendrán lugar en la Plaza de las Palmeras. El sábado se cerrará la carretera al tráfico a las 11 de la mañana para, a partir de las 12:30, llevarse a cabo una manga de entrenamientos para pilotos CEM prioritarios, dos mangas de entrenamientos oficiales y la Carrera 1. El domingo, el cierre de la carretera al tráfico será a las 7:30 horas, mientras que a las 9 se disputará una manga de entrenamientos oficiales y posteriormente las carreras 2 y 3.

Las ligas de fútbol llegan a su fin entre críticas de los clubes por su organización

Con una jornada de convivencia y con la entrega de trofeos del equipo, el Ubrique UD alevín A puso fin la semana pasada a una temporada que, si bien, en el apartado puramente deportivo ha sido más que aceptable, en el organizativo y federativo ha sido un curso aciago, marcado por las interrupciones de la competición, la falta de previsión, la improvisación y la inflexibilidad para cumplir con el calendario en un contexto de la crisis sanitaria. Para el entrenador del Ubrique UD, Antonio Barragán, la temporada deportiva ha sido un “desastre total” porque, entre otras cosas, lo que “se tenía que terminar en 7 o 9 meses se ha hecho en 4”.

Barragán ha hecho referencia a la reunión que mantuvieron en Villamartín representantes de los clubes con los de la Federación Gaditana de Fútbol antes del inicio de la temporada para plantear cómo se iba a llevar a cabo la competición: “Ahí se habló de la pandemia, de lo que podía pasar, pero ninguno se puso en lo peor. Todo el mundo decía que en enero estaríamos jugando y todo estaría controlado. Nadie se puso en lo peor y ha sido un descontrol”. “La idea era empezar poco antes de Navidad, pero dependía de cómo fueran las cosas. Al final, la última opción fue empezar en enero. Lo que no nos habían dicho es que se tenía que terminar la temporada en mayo, si no, nos hubiésemos negado a inscribir los equipos y a jugar porque ha sido un desastre”, ha explicado. El entrenador ubriqueño ha criticado sobre todo la inflexibilidad de la Federación para terminar la liga más allá de la fecha establecida en diciembre, a pesar del elevado número de partidos pendientes que tenían muchos equipos por las suspensiones debidas a los confinamientos y los brotes de covid. En este sentido, ha afirmado que “ha habido equipos como el juvenil, el cadete o el infantil B a los que se les ha llegado a meter hasta 3 partidos por semana”, sin tener en cuenta el período de exámenes en el que se encontraban los escolares ni la exigencia física para unos jugadores que no han podido entrenar adecuadamente a lo largo del curso. Por ello no ha dudado en señalar que “las federaciones no miran nada más que por ellos y por el dinero y les da igual al coste que sea”, destacando también que todos los clubes “opinamos lo mismo y estamos de acuerdo, pero a la hora de hablar no vamos de la mano y nos echamos para adelante”.

A pesar de todo, Antonio Barragán ha comentado que en lo deportivo “después de todo no nos ha ido muy mal. Es verdad que ha habido un equipo (Puerto Serrano Atlético), que ha sido campeón y que ha estado uno o dos escalones por encima de los demás”. El Ubrique UD ha finalizado en la 3ª posición del subgrupo 9 de la 3ª Andaluza con 6 victorias y 4 derrotas, habiendo logrado 46 goles a favor y 45 en contra.

Por otra parte, hoy hemos vuelto a hablar con el ubriqueño José Antonio Nieto sobre su Reto Solidario 2.200 Km que comenzó hace 2 semanas en Irún y con el que pretende recorrer esa distancia siguiendo varios itinerarios del Camino de Santiago con el fin de dar visibilidad y colaborar con la recaudación fondos para la adquisición de unas prótesis que permitan volver a andar al ubriqueño Daniel Gómez Oñate. Ayer jueves, Nieto se encontraba en la localidad asturiana de Soto de Luiñas después de haber recorrido 580 km y en perfectas condiciones físicas: “Me encuentro sorprendido. Estoy bastante bien. Fuerzas no me faltan y los pies me están respondiendo a la perfección, no tengo ampollas ningunas”.

Durante esta última semana, que climatológicamente ha sido muy variable, con frío, lluvia y mucho calor en estos últimos días, ha podido recorrer muchos más senderos que en la primera parte del Camino del Norte, algo que ha agradecido por el bienestar de sus pies. Al igual que en las primeras etapas, sigue sin encontrarse con muchos peregrinos a lo largo del Camino, aunque luego en los albergues ha coincidido con algunos. José Antonio Nieto ha querido destacar sobre todo “la buena gente que hay aquí por el norte” en referencia al apoyo a su causa que está encontrando entre los hospitaleros de los albergues y los pocos peregrinos con los que ha coincidido. “Lo poquito que te vas encontrando es de mucha calidad”, ha asegurado. Por ello ha querido agradecer el trato recibido por los hospitaleros de los albergues de Osa de Andara de Queveda, de La Isla en Colunga o el alberge Peón en Capión (Villaviciosa), que se han sumado al reto solidario y han colaborado económicamente.

Montañas Vacías: un proyecto bikepacking contra la despoblación

En nuestra última entrega de la temporada de Cara Norte, hoy hemos hablado con Ernesto Pastor, creador de ‘Montañas Vacías ‘, una ruta cicloturista entre las provincias de Teruel, Guadalajara y Cuenca que recorre uno de los territorios de Europa con menos densidad de población conocido como la Laponia Española. Con Teruel como punto de partida y llegada, esta ruta circular de unos 700 km y 13.000 metros de desnivel positivo recorre por pistas forestales los Montes Universales, la Sierra de Javalambre y la Sierra de Gúdar, contando además con alternativas para realizar un recorrido más corto y menos exigentes para aquellos que disponen de menos tiempo.

El proyecto Montañas Vacías es una apuesta personal de Ernesto Pastor que hace tres años quiso poner su granito de arena en la lucha contra la creciente despoblación de unos pueblos que poco a poco se están dejando morir ante la inoperancia de las administraciones para revitalizar los entornos rurales. La idea es que este tipo de iniciativas conviertan estas zonas en lugares de paso frecuentes y contribuyan al desarrollo rural, como ya ha ocurrido en antiguas zonas mineras o industriales en Estados Unidos.

Uno de los pilares de este proyecto sin ánimo de lucro es el soporte digital con el que cuenta. En la web montanasvacias.com se aporta todo lo necesario para embarcarse en este viaje, desde información sobre los pueblos, restaurantes o albergues, consejos y recomendaciones sobre la ruta, información sobre el clima o la descarga gratuita de los tracks del recorrido.

Concebido como un reto exigente para los amantes del bikepacking, la ruta pronto se ha hecho con un hueco en el mundo del cicloturismo y ha atraído a ciclistas de todas las partes del mundo. De hecho, la propuesta de Montañas Vacías ha llegaqdo a recogerse en la guía Epic Bikes Rides of Europe de Lonely Planet, siendo comparada con otros destinos frecuentes de estos deportistas como los Balcanes, la Patagonia o las estribaciones de la Cordillera del Himalaya.