El Ubrique UD benjamín se proclama campeón de su grupo y ya espera la fase de ascenso

Con una goleada ante el Bornense Atlético por 10 – 0, el Ubrique UD benjamín puso el punto y final el pasado viernes al campeonato liguero del subgrupo 9 de la 3ª Andaluza y lo hizo además como campeón invicto, con 9 victorias y solo un empate. Los ubriqueños han sido muy superiores a sus rivales y tan solo Villamartín y WEA Sierra de Cádiz han podido plantar cara de alguna manera al conjunto que ha dirigido Pepe Rodríguez Soto.

En opinión del técnico ubriqueño, “este año ha habido muy poca competitividad en este subgrupo”, a lo que hay que sumar una liga “demasiado corta y muy atípica”. Los continuos parones en la competición han complicado su seguimiento regular, de manera que ha sido difícil enlazar partidos más de tres semanas seguidas. Por ese motivo, “los niños no han entrado en la dinámica de la competición. No se ha tenido regularidad en los entrenamientos, hemos tenido horarios restringidos y en una hora tenías que hacer lo que te diera tiempo”. Desde su punto de vista, lo de este año ha sido más parecido a una pretemporada larga, en la que “no ha dado tiempo ni a analizar los partidos ni a prepararlos. Se han jugado tal como han venido”. Además, ha afirmado que también “hubiera preferido un grupo más competitivo porque los niños se acomodan”. Por todo ello, el entrenador del Ubrique UD benjamín ha señalado que, al final y a toro pasado, la competición liguera “no ha merecido la pena. Yo no hubiera comenzado la temporada porque a última hora esto ha sido un año perdido”. “No ha servido para nada porque no hemos entrenado como queríamos y no se ha hecho una competición buena que tuviera continuidad. Se han jugado 4 partidos salteados y nada más”, ha añadido. Para más inri, hasta el momento no ha recibido noticias desde la Federación Gaditana sobre el formato y la fecha de la fase de ascenso que le correspondería jugar como campeón de grupo, por lo que todavía no han dado por concluida la temporada y seguirán a la espera de los dictamine finalmente la Federación.

En otro orden de cosas, hoy hemos contactado con el ubriqueño José Antonio Nieto tras cumplir una semana desde que iniciara desde Irún el Reto Solidario 2.200 Km. Ayer jueves se encontraba en Santander en perfectas condiciones físicas después de haber recorrido casi 300 y “llevando las etapas como las teníamos planteadas, entre 40 y 45 km”. Aun así, Nieto ha reconocido que en los primeros días sí se había resentido físicamente un poco “porque no estaba habituado a la mochila y en la parte de los hombros y en la zona dorsal estuve resentido, pero a base de cremitas lo llevo bastante bien ahora mismo”.

Una de sus preocupaciones antes de empezar era la respuesta de sus pies a tiradas tan largas, pero en este sentido ha afirmado que “el mismo camino te va entrenando” y que “ojalá me duraran los pies tal como los tengo ahora mismo hasta Ubrique. Los cuido bastante por la mañana, por la tarde y por la noche”. En cuanto a los albergues y a pesar de que en el País Vasco la mayoría estaban cerrados, el marchador ubriqueño ha podido pernoctar sin problemas en todas las etapas, aunque en alguna ha tenido que cambiar el itinerario. Sobre el recorrido en sí, ha confesado que no le estaba gustando mucho porque “el 90% es alquitrán y acerado y hay muy pocos senderos”, aunque ha reconocido que “algunos paisajes que son de encanto”

Por otra parte, José Antonio Nieto ha contado que durante esta semana apenas se ha encontrado con más peregrinos en el Camino, a excepción de una pareja, que además colaboró económicamente con el reto solidario. También colaboró con un donativo el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, con el que coincidió en la inauguración de un albergue público de peregrinos de Santullán, en Castro Urdiales, y quiso sumarse a esta causa solidaria.