Un Rallye de Jerez con marcado acento ubriqueño

El pasado fin de semana se celebró el IX Rally Ciudad de Jerez, segunda prueba puntuable para el Campeonato de Andalucía de Rallyes de Asfalto, en el que uno de sus tramos se disputó en el término municipal de Ubrique y además contó, entre sus más de 60 inscritos, con más de una quincena de equipos con representación ubriqueña, entre los que destacaron el tándem formado por el jerezano Javier Galán y el ubriqueño Antonio Pérez (Citroën Saxo Kit Car), que finalizó en la 5ª posición del scrash, o los equipos de Juan Miguel García y José Antonio Jiménez (Mitsubishi EVO VIII) y Esteban Gutiérrez y Javier Zaldívar (Renault Clío Sport) que fueron 6º y 7º de la general y 2º y 3º del grupo IV respectivamente. La victoria absoluta se le llevaron José Antonio Aznar y Crisanto Galán (Porsche 997 GT3), que fueron los mejores en 6 de los 9 tramos y que, de esta manera, consiguen su primera victoria de la temporada tras el traspiés de Sierra Morena. En la modalidad de regularidad clásica, Vicente Diosdado y Rosa Sierra (Renault 5 GT) acabaron en la 4ª posición, mientras que, en regularidad sport, José Antonio Chacón Corpas y Abraham Espinosa también finalizaron en la 4ª plaza.

La mayoría de equipos con ubriqueños se estrenaron esta temporada en la prueba jerezana. No fue el caso precisamente de la copilota Esther de la Torre, que volvió a acompañar al gastoreño Ernesto Salguero (Suzuki Swift Sport) logrando acabar en la 11ª plaza de la general y la segunda del grupo II. Por su parte, Antonio Toro y Miguel Blanco (Seat León Cupra) finalizaron el rallye la 15ª posición del scrash, mientras que Sergio Álvarez y Conchi Gil (Renault Clío Sport) lo hicieron en la en la 18ª y Juan Luis Calvillo y Cristina Gutiérrez (Renault Clío Williams) en la 20ª. De la misma manera, Alberto Domínguez y José Luis López (Peugeot 206 XS) lograron la 21ª plaza del scrash y la 2ª de la Copa FAA, Rafael Santana y Juan Manuel Chacón (Renault Megane Cup) fueron 22º, Francisco Javier Varo y Juan José Cañas (Peugeot 206 XS) finalizaron en la 26ª posición, Juan José Carrasco y Manuel Mendoza (Renault Clío 16v) en la 31ª y Francisco Alejandro Reyes y Pepe Reyes (Citroën Saxo VTS) en la 32ª. Tan solo hubo que lamentar un abandono por avería mecánica, el del Peugeot 106 S16 de Sebastián Zapata y Jorge Domínguez.

En el día de hoy hemos aprovechado para conocer el Rallye de Jerez desde dentro con Juanmi García, que volvía a una prueba que ya corrió en 2018 y lo hacía con una nueva montura y un nuevo copiloto: “Un rally que conocíamos de la edición de 2018 pero que no habíamos vuelto a correr hasta este mismo año. Nos surgieron algunas dudas, pero lo hemos afrontado de la mejor forma posible, lo entrenamos, lo preparamos bien y el resultado salta a la vista”. García ha confesado que, después de tanto tiempo sin competir se notó “oxidadísimo” hasta el punto de que “el domingo tuve agujetas por el cansancio, tantas horas en el coche, el estrés, etc”. No obstante, ha afirmado que disfrutó mucho durante toda la jornada. En el tramo del viernes en el circuito de Jerez ha señalado que empezaron más lentos y que quizás habrían podido “exprimir mejor el Mitsu y sacar mejor tiempo”. Los ubriqueños tampoco terminaron contentos con la primera pasada del tramo de San José del Valle en la jornada del sábado, “pero en el tramo de Alcalá de los Gazules apuramos bien e hicimos buen tiempo”. “En el primer tramo siempre sales un poco más frío. Montamos neumáticos duros por la intensa degradación que llevan y en los primeros compases estuvimos algo perdidos. […] El segundo tramo estaba hecho más a nuestro coche. Es un tramo en subida, el asfalto es más rocoso, con lo cual agarra más el coche, y ya ahí decidimos atacar un poco más y nos fue bastante mejor”. De esta manera y tras la neutralización del tramo 5, Juanmi García y José Antonio Jiménez acabaron los tramos de la mañana en la 6ª posición del scrash. Por la tarde, el equipo siguió mostrando una gran regularidad e incluso llegó a conseguir el tercer mejor tiempo absoluto de la primera pasada del tramo de Ubrique. A pesar de ello, el piloto ubriqueño ha reconocido: “No mirábamos la clasificación general porque era nuestro primer rallye juntos y no queríamos meternos presión. En los de la tarde nos encontramos muy a gusto”, aunque en las dos últimas pasadas “decidimos no apretar mucho más e intentamos mantener el tiempo que llevábamos al perseguidor”.

Juanmi García ha comentado que esta prueba ha sido la primera en la que han podido sacar conclusiones sobre su nuevo Mitsubishi, que adquirió el pasado año. En este sentido ha señalado que “hace mucho tiempo que empezamos a mover hilos para buscar una unidad que fuera más competitiva que el Saxo”. “En 2020, como se puso la cosa con el coronavirus, nos liamos la manta a la cabeza y empezamos a buscar un coche de estas características. Es el modelo que más nos gusta de los Mitsubishi Lancer y con el tiempo llegó esta unidad, se nos puso a tiro, hicimos un esfuerzo económico y de ganas y lo compramos”, ha contado. En comparación con su antiguo Citroën Saxo, García ha explicado que “en prestaciones no tiene nada que ver. Es un coche súper dócil, tira de las cuatro ruedas, con lo cual es paso por curvas es un pelín más lento, pera salimos con mucha más potencia. […] Eso en la sierra es un espectáculo. Es un espectáculo llevarlo, escucharlo y verlo a simple vista”. Del mismo modo, ha señalado que se entendió bastante bien con su nuevo copiloto, José Antonio Jiménez, que llevaba varios años como asistencia y ahora ha dado el salto al asiento derecho del Mitsu.

Por otro lado, también hemos tenido la ocasión de hablar hoy con Antonio Toro, que se ha mostrado igual de satisfecho por su actuación en este IX Rallye de Jerez, al que acudía con la unidad de Seat León Cupra que volvió a adquirir y a la que le hizo una serie de mejoras que dieron el resultado esperado. “Le he hecho muchas mejoras y he estado adaptándome a él, aunque todavía me queda porque es un coche muy rápido que hay que saber llevarlo”, ha exsplicado. Toro se hizo acompañar en esta ocasión por Miguel Blanco, que volvía a montarse en un coche de competición después de más de diez años: “Miguel no quería al principio ya que la última vez fue hace unos diez años con David Suárez, también tiene su coche y desde su accidente en el Sierra de Cádiz no había vuelto a competir”. No obstante, el copiloto ubriqueño finalmente le dio el sí para Jerez y Antonio Toro se ha mostrado esperanzado en que le pueda acompañar esta temporada en alguna que otra prueba.

Con respecto a este Rallye, Toro ha reconocido que se sintió súper cómodo con su montura, que ya había probado en el Rallysprint de diciembre y en la última edición de la Subida Estepona – Peñas Blancas: “Los nervios siempre están ahí, pero la verdad es que me fue muy bien. En el circuito fuimos muy bien, muy rápidos y confiados, y el copiloto estuvo muy bien”. Así, en el primer tramo de la mañana del sábado siguió con las mismas sensaciones, pero su ritmo se vio alterado en el segundo tramo que se encontraba muy roto y bacheado: “Mi coche es muy grande y es difícil de llevarlo allí. Además, las suspensiones que le he puesto están un poco duras”. En los tramos de tarde fue a más, destacando también su 6ª posición en la primera pasada del Mojón, en su opinión, “una pista estupenda porque cualquier rueda que pusiéramos agarraba”. Del mismo modo, en el tramo a Puerto Gáliz, a pesar del estado del piso, también se desenvolvió bien porque lo conocía perfectamente y sabía dónde estaban los baches más grandes.  Por último, Antonio Toro no ha podido asegurar su presencia en la próxima Subida a Ubrique: “Ubrique es tu pueblo y casi que estamos obligados a hacerlo, pero estoy más centrado en el tema de los rallyes”.