El fútbol se muestra cruel con el Ubrique UD B

El Ubrique UD B se quedó sin ascenso a la Segunda Andaluza en la última jornada liguera tras haberse mantenido en la cabeza de la clasificación durante toda la temporada. Las dos derrotas en los dos últimos partidos han terminado dejando fuera del ascenso al equipo que partía con mayores opciones para hacerse con el título liguero. Tras caer en Puerto Serrano ante un rival directo, el equipo de Mario Casillas todavía mantenía opciones matemáticas tanto para lograr el ascenso como para adjudicarse el campeonato liguero, en función de los resultados que se diesen y siempre y cuando consiguiera vencer a La Rock Puente, conjunto al que había superado por 5 – 0 en el partido de la primera vuelta. Sin embargo, todo se torció en una jornada en la que terminó perdiendo por 3 – 1 y poniéndole el ascenso en bandeja al Nexstars, que logró ganar al Puerto Serrano Atlético por 1 – 2.

El Ubrique UD B salió al terreno de juego con esa presión mental de estar a las puertas de un éxito que de igual manera se podía esfumar si el equipo no estaba acertado. La primera media hora dejó un partido con mucho centrocampismo y pocas ocasiones de gol. Los ubriqueños se mostraron algo nerviosos, fallones en las entregas y cometiendo errores no forzados. La Rock Puente optó por intentar no dejar jugar a su rival, parándolo con faltas reiterativas si era necesario. No obstante, fue el cuadro serrano el que cobró ventaja en el marcador gracias al gol de pedro Barragán en el minuto 35, tras aprovechar un rechace del portero tras un tiro lejano. El partido no se le podía poner mejor al Ubrique UD, pero en apenas 5 minutos el equipo sanroqueño le dio la vuelta a la situación. En el minuto 40 Gustavo Lima empató a un gol, tras rematar de cabeza una falta en la que la defensa ubriqueña no estuvo acertada a la hora de hacer el fuera de juego, y tan solo 3 minutos después Francisco García logró el 1 – 2 aprovechándose del desconcierto visitante después de encajar el primer tanto.

Tras el descanso Mario Casillas echó a los suyos hacia arriba, adelantando las líneas y dejando una defensa de tres con el único objetivo de darle la vuelta al marcador, ya que solo le valía la victoria. Los ubriqueños lo estuvieron intentando, aunque el partido se volvió algo bronco con un rival que no quería que se jugara al fútbol, con constantes interrupciones y pérdidas de tiempo. El Ubrique UD B no supo tener cierta serenidad para revertir la situación, con los jugadores algo precipitados en la finalización de las jugadas, de manera que, aunque tuvieron alguna que otra ocasión, no supieron finalizarlas. Con el Ubrique UD B volcado, La Rock Puente amenazaba a la contra, hasta que en el minuto 61 terminó de matar el partido en un contragolpe en el que un defensa serrano se resbaló en el momento menos oportuno y Otmane Louraidi aprovechó para batir por tercera vez a Pedro Pazo. De ahí al final fue un quiero y no puedo de los jugadores ubriqueños, que terminaron abatidos al no haber sabido aprovechar la ocasión de haber ascendido en el año de su debut, después de haberlo tenido todo a favor.

El entrenador del Ubrique UD B, Mario Casillas, se resignaba en el día de hoy ante la derrota de ayer: “Esto es fútbol. A veces tenemos lo que merecemos y otras veces no. Nos quedamos ahí fuera de sitio, con algo que podíamos haber conseguido, que teníamos a la mano y se nos ha escapado”. Casillas ha reconocido que su equipo no estuvo a la altura de otras ocasiones y que quizás el estado de ansiedad le pudo, además de otros factores. Así, ha señalado que desde el inicio no tuvo buenas sensaciones: “Vi que el equipo no carburaba, algo pasaba. Incluso cuando nos adelantamos no me gustaba lo que estaba viendo”. El técnico serrano ha dejado claro que a pesar de todo se siente muy orgulloso del trabajo de su equipo, aunque ha matizado no estar satisfecho de su propio trabajo “porque quizás ayer debería haber planteado otra cosa o enfocar otra cosa”. “Ellos hicieron lo que yo les dije, intentaron hacer el sistema que yo puse y no salió bien”, ha añadido. Mario Casillas ha querido destacar la gran temporada dele quipo, a la que tan solo le ha faltado la guinda: “No puedo centrarme en el partido de ayer nada más, sino en la temporada que hemos hecho. Ha sido un proyecto que estaba ahí, que no se sabía si iba a salir o si no. Hoy es una realidad de un grupo de chavales con una condición humana única”. Para Casillas, “este grupo de chavales ha hecho una gran temporada.  No les puedo reprochar nada porque han trabajado de lo lindo”. Por ello ha considerado que lo de ayer fue “un día triste porque ves a estos chavales con el ánimo por los suelos y te duele”. Por último, ha señalado que el parón después de Semana Santa rompió la gran dinámica positiva que llevaba el equipo cuando quizás estaba en su mejor momento de la temporada y que tras la vuelta de la competición el equipo ha notado más presión y ansiedad para cerrar la temporada.