Rafael Carrillo, 2º junior en el Triatlón Ciudad de Guadix

El ubriqueño Rafael Enrique Carrillo se subió al pódium el pasado domingo en el VI Triatlón Ciudad de Guadix – Memorial Pepe Ariza, en el que consiguió la segunda posición de la categoría junior y la 34ª de la general en una prueba que contó con casi trescientos participantes. En esta prueba de distancia olímpica (2 km de natación, 34 de bici y 10 de carrera a pie) la victoria absoluta recayó en Fernando Alarza que completó el recorrido en 1h46’04’’, seguido de Lasse Lurs (1h48’15’’) y Roberto Sánchez (1h48’55’’). En la categoría junior Pablo Abad fue el más rápido con 2h02’03’’, por delante de Rafael Carrillo (2h19’48’’) y Juan Ángel Sánchez (2h21’55’’).

El triatleta ubriqueño, que ya estuvo presente la semana pasada en el Campeonato de España de Duatlón de Avilés, disputó su primer triatlón de este año y terminó muy contento con el resultado final, “sobre todo con el último sector, el de la carrera a pie, porque la natación se me fue un poco de las manos y la hice más lenta de lo que esperaba”. Rafael Carrillo ha comentado que “no esperaba encontrarme tan delante en la general porque no consideraba que había hecho tan buena carrera a pie como para mejorar la natación”, a la vez que ha resaltado la baja temperatura del agua del embalse en el que se llevó a cabo el segmento de natación. “Tuve la suerte de que cuando salí de la transición con la bicicleta me encontré con un compañero y, como el drafting no está permitido, tuvimos que ir en paralelo y supimos mantener un buen ritmo suficiente para no reventar”, ha relatado Carrillo, que posteriormente afrontó el último sector de carrera a pie “con unas sensaciones buenísimas. De hecho, ese último segmento fue el que mejor me salió. En parte creo que fue porque llevé la suplementación muy bien porque salí de la TC2 encendido y en ningún momento tuve molestias”.

No obstante, el triatleta de Ubrique ha reconocido que no llegó todo lo bien que hubiera querido para afrontar la natación, ya que semanas antes se tuvo que confinar y estuvo «cerca de 14 días sin poder tocar el agua, hasta tres o cuatro días antes. Así que se me fue un poco la natación de los entrenos”. Además, aunque el fin de semana antes se pudo probar en el Duatlón de Avilés, “no tenía mucha idea de mi estado físico porque pasaba del Campeonato de España, que duraba 25 minutos como mucho, a esta prueba en la que eché unas 2h20’. Son unas pruebas muy distintas. La primera es salir a piñón hasta que entras y la de este fin de semana tienes que ir con la cabeza fría para no pasarte en los primeros sectores”.

Esta prueba de Guadix era el segundo triatlón de distancia olímpica en el que ha participado Rafael Carrillo: “Hice uno hace dos años, pero con la diferencia de que sí había drafting, con lo que en la natación podía ir a pie y en la bici a rueda. Este, debido al coronavirus, era en la modalidad contrarreloj y se salía de forma individual cada 20 segundos”. En este sentido, ha reconocido que le viene mejor el formato clásico porque “no soy un muy buen nadador y me beneficiaba de los pies de otros”. Como ventaja, con el modo contrarreloj los triatletas se ahorran muchos golpes en la salida y en la primera boya de la prueba de natación, aunque para Rafael Carrillo “eso forma parte de la esencia del triatlón, saber imponerte y sacar pecho”. Por todo ello no ha mostrado sus preferencias por ninguno de los dos formatos en particular: “Creo que me da un poquillo igual”.