La Subida Ubrique abriría el Campeonato de España de Montaña el 24 y 25 de abril

La Real Federación Española de Automovilismo (RFEdA) aprobó a finales del pasado año el calendario deportivo para 2021, en el que se establecieron las fechas previstas para la celebración del Campeonato de España de Montaña (CEM) 2021 que abrirá la XXV Subida Ubrique – Benaocaz el 24 y 25 de abril. El certamen contará con un total de 9 pruebas, entre las que se encuentran aquellas que no pudieron tener lugar el pasado año a causa de la emergencia sanitaria (Ubrique, El Fito, Guía de Isora, Chantada, Alp, La Santa y Les Revoltes d’Ibi), más las dos subidas que compusieron finalmente el Campeonato, Bolulla-Tarbena e Isla de Ibiza.

De esta manera, si la situación sanitaria lo permite, la Subida Ubrique tendrá la responsabilidad de inaugurar en Campeonato de España al que envuelve la incertidumbre como a tantos eventos deportivos patrios. El presidente de Escudería Ubrique, Pedro Carlos García, es consciente de todo ello, aunque se muestra esperanzado en que finalmente la prueba se pueda celebrar: “Dependemos al cien por cien de la situación sanitaria, pero nosotros tenemos que tenerlo todo dispuesto y en nuestro espíritu está hacer la prueba”. En esta línea, ha asegurado que, tras dos años sin que se haya podido organizar la Subida, deben hacer “todo lo posible por que la carrera se haga de una manera u otra, con 100 coches o 45”.

García ha reconocido que “van a estar todos los ojos fijándose en nosotros y por nosotros no va a quedar. Vamos a poner todo lo posible y todas las innovaciones y tecnologías que hay disponibles para intentar tenerlo todo lo más controlado posible”. A este respecto, ha explicado que “han evolucionado una serie de sistemas que vamos a intentar aplicarlos en la Subida para que, por lo menos, aunque no podamos disponer de todo el público de siempre, podamos tener algún número de público que disfrute de la carrera”. Con ello, el presidente de Escudería Ubrique se ha referido a la creación de un novedoso sistema informático de control de público que se quiere aplicar a la edición de este año y que consistiría en un mapeado de la zona mediante el que se enclavarían bolsas de público en las que se determinaría el número de personas que cabrían guardando las distancias.

Aun así, la cercanía de la fecha invita a pensar en la posibilidad de que finalmente la prueba no se pueda celebrar y se aplace unos meses. “Ahora mismo tenemos la fecha que tenemos. El calendario va a estar apretado y si más adelante, a partir de mitad de año, hay una mejoría, todo el mundo querrá entrar en la misma fecha. Vamos a ir paso a paso y vamos a ver en qué situación nos encontramos. A partir de ahí intentaremos hacer lo que tengamos que hacer, pero fecha, en principio, la que tenemos”, ha zanjado al respecto Pedro Carlos García. Por otro lado, el máximo representante de la escudería ubriqueña ha indicado que ya han tenido los primeros contactos con el Ayuntamiento de Ubrique en los que se han expuesto los distintos escenarios y planes de actuación. Del mismo modo se ha referido al impacto que va a tener la crisis económica latente en el automovilismo, señalando que, “la crisis va a echar para atrás a muchos sponsors. Si no se van, por lo menos se reducirán”. García ha augurado una reducción de la publicidad de las empresas en el ámbito deportivo y, por lo tanto, una reducción de los ingresos para los clubes organizadores.