El Ubrique UD infantil B se pone a punto para una liga sin fecha de inicio

El Ubrique UD infantil B, que esta temporada dirige José Antonio Pacheco ‘Melli’, es otro de los equipos que lleva mes y medio trabajando y que todavía desconoce cuándo podrá empezar a competir. El calendario original de la Federación Andaluza de Fútbol (FAF) había establecido que la liga en la 4ª Andaluza infantil comenzaría el pasado 21 de noviembre, pero como ha pasado con el resto de categorías, su inicio fue aplazado.

De hecho, Melli ha comentado que en una reunión de entrenadores nacionales que tuvo lugar la semana pasada, el director del CEDIFA, Francisco López Servio, les trasladó que posiblemente haya que esperar hasta el mes de enero para que se reanuden las competiciones de fútbol base.

A pesar de todo, el equipo sigue trabajando con las dificultades propias de un estado de alarma sanitario en el que además se han establecido restricciones horarias para la práctica deportiva de los menores de 16 años. Según el entrenador ubriqueño, el cambio de horario de los entrenamientos ha hecho que muchos niños no puedan acudir por coincidir con actividades extraescolares, por lo que «te encuentras en la instalación con 7 u 8 niños y  tienes que modificar los entrenamientos». Además, también se ha reducido la duración de las sesiones: «Tenemos nada más que una hora, en la que solo te da tiempo a hacer un calentamiento, un par de postas y terminar. Todo el trabajo que tenía hecho de agosto para acá lo tengo aparcado». A modo de ejemplo ha explicado: » La temporada pasada por esta época tenía con ellos casi 10 jugadas de estrategia de diferentes zonas del campo. Este año todavía no he podido practicar con ellos ninguna jugada ni movimientos en el campo».

Melli ha reconocido que es complicado «tenerlos enganchados sin saber cuándo va a empezar la liga». «Los tienes que tener enganchados semana tras semana para que tengan la motivación de ir a entrenar y de seguir aprendiendo y disfrutando de este deporte», ha añadido.

En principio, el Ubrique UD infantil B cuenta con una plantilla de 17 niños, que es prácticamente la misma que tenía la pasada temporada en la categoría alevín. Según el entrenador, es un grupo «muy bueno y que se involucra mucho. Es fácil trabajar con un grupo de chavales así». Melli ha expuesto parte de su filosofía como entrenador de categorías inferiores: «Voy buscando que todos jueguen, que todos se sientan partícipes y que sean una piña. Aquí no hay ni mejores ni peores. Aquí hay un grupo y tenemos que funcionar como grupo». Para el técnico ubriqueño, prevalece el comportamiento, la educación deportiva y la asistencia a los entrenamientos: «Yo lo que quiero es que aprendan a jugar al fútbol, el resultado me da igual. Prefiero perder 3 – 0, pero que el equipo sepa lo que está haciendo en el campo y que le den sentido al juego, antes que estar pegando pelotazos arriba porque tienes un delantero rápido que te mete cuatro goles. Te crees que tienes buen equipo, pero en realidad no, porque no están aprendiendo a jugar y no son partícipes todos los niños».