Viajar a través de la literatura

Hoy hemos podido retomar una de nuestras secciones habituales, Cara Norte, en la que hemos ofrecido, junto a Juan Barea, una entrega especial dedicado a la literatura viajera. Ante la situación que hemos vivido y el panorama que se cierne sobre los próximos meses, una forma de evadirnos ha sido y es la literatura, que adquiere más importancia si cabe por la posibilidad que nos da de conocer nuevos mundos y experiencias. Si a todo esto le añadimos el afán viajero obtenemos una combinación ideal para momentos de confinamiento. Por todo ello, Juan Barea nos ha hablado de una serie de libros ideales para épocas en las que físicamente no tenemos posibilidad de viajar pero a través de la imaginación podemos llegar a conocer lugares y mundos increíbles. Así, hemos hablado de crónicas de viajes alrededor del mundo como ‘¡A tomar por Mundo!’ de José Pablo García y María José Morón, ‘Kilómetros de Sonrisas’ de Álvaro Neil, ‘Un Viaje de Cuento’ de Salva Rodríguez o ‘La Abuelita Mochilera’ de Kandy García. Del mismo modo Juan Barea ha recomendado obras como ‘Mi querida Bicicleta’, de Miguel Delibes, o El Río de la Luz, de Javier Reverte. En esta selección no podía faltar la temática montañera con ‘Mal de Altura’ (Jonh Krakauer), ‘Everest 1996’ (Analoti Bukreev y GH De Walt), ‘Mi Montaña’ (Eider Elizegi) o ‘Cita con a Cumbre’ (Juanjo San Sebastián) o las referencias a Ernest Shackleton con ‘Aventura en el Hielo’ (Mercedes Figuerola).