La FAB suspende definitivamente todas sus competiciones

La Federación Andaluza de Baloncesto (FAB) anunció el pasado sábado «la no continuación de las competiciones provinciales y autonómicas correspondientes a la temporada 2019/2020» debido «a las recomendaciones y condiciones que se están aprobando por las autoridades sanitarias como consecuencia de la expansión del COVID-19 y que son de muy difícil cumplimiento». De esta manera, el máximo órgano del baloncesto andaluz cancela definitivamente las competiciones de todas las categorías que todavía estaban en juego  a mediados de marzo. Para la FAB ha sido «una decisión muy difícil y que jamás nos hubiese gustado adoptar, teniendo en cuenta el esfuerzo y trabajo desarrollado durante varios meses por todos los deportistas andaluces, pero que se hace necesaria en orden a proteger la salud de todas las personas que participan en las actividades, eventos y campeonatos que se celebran cada día».

En lo que al baloncesto ubriqueño se refiere, la medida afecta a los  equipos junior y cadete B del CABU, ya que el cadete A e el infantil femenino disputaron la última jornada de sus ligas provinciales el último fin de semana de febrero. En el caso del equipo dirigido por Juande Núñez, tras cerrar la primera fase liguera tenía por delante una intersantísima segunda fase en la que los 6 mejores equipos del provincial junior B iban a buscar un puesto para la final a cuatro, en la que el Fercave CABU intentaría revalidar el título conquistado el pasado año. En el caso del CABU cadete B de Pepe Domínguez y Paco Ruiz, todavía le estaban 5 jornadas para completar la liga regular.

Sobre el final de la temporada, el presidente del CABU, Fernando Corrales, ha señalado que dada la situación y el nivel de profesionalismo de las competiciones regionales «no tiene sentido ni hacer playoffs ni concentrar a nadie en grupos para hacer competiciones» y que ahora «hay que esperar cómo se va a preparar la temporada siguiente». Con respecto a los equipos que pudieron finalizar sus temporadas, Corrales ha afirmado que el cadete A «ha completado una temporada satisfactoria jugando con los mejores», mientras que el infantil femenino «ha logrado juntar un grupo de futuro». Sobre el cadete B ha recordado que «le quedaban partidos para quedar en el grupo de los destacados» y del FErcave CABU junior ha lamentado que era su último año y que «duele el colofón de este gran grupo de jugadores que han terminado de forma abrupta». En otro orden de cosas, el presidente del CABU ha afirmado que la suspensión no supondrá grandes perjuicios económicos para el club «por no tener a nadie en nómina» y que solo quedará una pequeña deuda con la Federación por los partidos no jugados. Por último ha manifestado: «Cuando podamos utilizar las instalaciones con todas las condiciones sanitarias estaremos trabajando».