El ubriqueño Diego Salvador Fernández, al frente de un hallazgo arqueológico de repercusión internacional

Un equipo de investigación de la Universidad de Cádiz, dirigido por el arqueólogo y espeleólogo ubriqueño Diego Salvador Fernández, descubrió el pasado mes de diciembre pinturas rupestres con más de 30.000 años de antigüedad en la cueva de las Estrellas, en el término de Castellar de la Frontera. El hallazgo fue resultado de un proyecto de investigación y documentación de arte rupestre financiado por la Junta de Andalucía, cuyos resultados han tenido un alcance mundial debido a la importancia histórica y científica de las pinturas encontradas.

En este estudio sobre el terreno en la zona de la Almoraima, en la que tuvieron que explorar cavidades en altura a más de 20 metros, los investigadores constataron la existencia de pinturas rupestres datadas entre treinta y cuarenta mil años, consistentes en manos en negativo, caballos y un panel de puntuaciones. Este hallazgo sitúa esta zona en el mapa nacional arqueológico, ya que sólo hay once cuevas más en toda España con pinturas de estas características. Además, se trata de la primera a nivel mundial sobre roca arenisca, por lo que el hallazgo ha tenido una gran repercusión entre la comunidad científica. En torno a ella se ha creado una vez más un gran debate científico sobre el origen de las pinturas, ya que para algunos fueron realizadas por individuos neandhertales, con lo que se demostraría que llegaron a convivir en esta zona con los homo sapiens.

Proyectos como este demuestran las posibilidades que puede dar la aplicación del deporte en otros ámbitos de la vida diferentes a lo que es la pura competición o el disfrute del tiempo libre. Y es que, para poder llevar a cabo esta investigación, sus protagonistas tuvieron que recurrir a sus amplios conocimientos en disciplinas como la espeleología o la escalada, sin los que hubiera sido posible este descubrimiento. Por ese motivo hoy hemos hablado con Diego Salvador Fernández, que nos ha explicado de primera mano la importancia de este hallazgo y las dificultades que presentó la exploración de diferentes cavidades.

Junto a esto, hemos aprovechado para tratar otros asuntos relacionados con la espeleología y las actividades realizadas por distintas expediciones en las que ha participado Fernández en este último año, tanto en el norte de España como en Andalucía, sobre todo en la zona de la Sierra de las Nieves y la Serranía de Ronda.