Los asturianos Javi Villa y Jonathan Álvarez y el sexitano Humberto Janssens fueron los auténticos protagonistas de la XXII Subida Ubrique – Benaocaz, al imponerse en sus respectivas categorías en las tres mangas de carrera oficial que se disputaron este pasado fin de semana ante una de las mayores afluencias de aficionados de los últimos años. La de 2017 ha sido una edición marcada por los continuos parones de la competición por diversos motivos, sobre todo en la jornada vespertina del sábado, en la que incluso se llegó  a cancelar la segunda manga de entrenamientos debido al retraso acumulado, impidiendo que los principales favoritos de la prueba pudieran tomar la salida.

La Categoría I estuvo dominada durante todo el fin de semana por Javi Villa (BRC B52), que incluso rebajó su mejor crono en Ubrique en dos ocasiones,  dejándolo finalmente en 2:16:69 y siendo la mejor marca realizada con un CM en la Subida gaditana. Villa se impuso en las tres carreras oficiales, repartiéndose los otros puestos del pódium Lolo Avilés (BRC B49) y el Joseba Iraola, que volvía al Nacional con un Demon Car R34 tras el incidente que ha impedido que comience la temporada con la Norma. Avilés se llevó dos segundos puestos y un tercero, aunque los mejores tiempos de Iraola le relegaron a la tercera posición.

En Categoría II, Jonathan Álvarez (BRC B49), al igual que Villa, se adjudicó las 3 carreras oficiales, mientras que César Rodríguez (Silver Car S2) conseguía dos segundos puestos y un tercero y Garikoitz Flores (BRC B49) un segundo y dos terceros, suficiente para arrebatarle la 2ª plaza del acumulado a Flores por tan solo dos décimas tras descartar el peor tiempo de las tres mangas de carrera.

En Categoría III, la competición vivió un bonito duelo entre los a priori cuatro favoritos, el vigente campeón de España, Humberto Janssens (Porsche), José Antonio López Fombona (Lamborghini), Raúl Borreguero (Mosler) y José Antonio Aznar (Ginetta). El piloto hispano belga fue el más regular del fin de semana y,  a pesar de no estar al cien por cien en el aspecto físico tras su reciente operación, consiguió llevarse la victoria en las tres carreras oficiales. Los otros tres pilotos estuvieron alternándose en el pódium, aunque ya en la última manga López Fombona se quedó a tan solo dos décimas de Janssens, lo que demuestra que poco a poco va afinando su adaptación a la nueva montura. Eso le sirvió para llevarse la 2ª plaza del acumulado por delante de José Antonio Aznar, que estrenó su Ginetta en Ubrique y que destacó las prestaciones de este vehículo para luchar por el Nacional una vez que consiga adaptarse totalmente a su conducción. Borreguero también dio mucho ruido en Ubrique, aunque finalmente no entró en ese pódium final.

En cuanto a los ubriqueños, 20 de los 22 inscritos pudieron finalizar la competición, siendo el más destacado David Suárez (Renault Clío Williams), que acabó en la 17ª posición de la general con tan solo 3 décimas de ventaja sobre Francisco Calvillo Pardo (Seat León Supercopa), 3º del Grupo A2,  y 5 sobre Antonio Luis Rodríguez (Lancia Delta Integralle), que se llevaba la victoria en Históricos. También conseguían subir al pódium Antonio Toro (Seat León Cupra), que se llevaba la 1ª plaza en el grupo A y Francisco Javier Calvillo Rubiales, tercer Junior de la prueba. El resto de pilotos locales pudieron entrar en la clasificación final a pesar de que algunos de ellos no pudieron finalizar alguna de las tres carreras. Así lo hicieron  Esteban Gutiérrez (Renault Clío Sport), Pedro Rubiales (Renault Clío), Juan Miguel García (Citroën Saxo), Miguel Blanco (Reanult Clío Williams), Sergio Álvarez (Citroën Saxo), Daniel Martínez (Opel Kadet), Jesús Saborido (Opel Corsa), Víctor Angulo (Citroën AX), Rubén Pérez (BMW 320), Juan José Carrasco (Renault Clío), Alberto Domínguez (Citroën AX), Cristina Gutiérrez (Renault Clío), Javier Martínez (Citroën AX) y Juan Antonio Aragón (Citroën AX). Tan solo Juan Manuel Chacón (Citroën AX), por una salida de pista, y Javier Martínez (Reanult Megane), por diversas averías mecánicas, no pudieron finalizar la carrera.

Una edición sin incidentes de consideración, pero con un excesivo retraso en el cumplimiento de los horarios, fruto, entre otras cosas, del elevado número de inscritos.  La buena climatología propició que se dieran cita en el trazado muchos más aficionados que en años anteriores, a lo que hay que añadir el gran número de personas que acudieron en la tarde del viernes a la ceremonia de salida. En la tarde de hoy hemos hecho el habitual balance post prueba con el presidente de Escudería Ubrique, Pedro Carlos García, con el que hemos repasado diversos asuntos relacionados con lo que ha sido la XXII Subida Ubrique – Benaocaz.