Estaba cantado, pero había que confirmarlo matemáticamente. Vampiros CF estaba llamado a adjudicarse la liga 2014 – 2015 y así fue en la última jornada, donde no dio opción a la sorpresa y goleaba a Nueva Balompédica por 9 – 1. De esta manera, Juventud, a pesar de ganar por 1 – 3 a Al Andalus, se tenía que conformar con el subcampeonato liguero. Quizás, muchas de sus opciones volaron cuando perdió por 2 – 1 ante Vampiros, en el momento en el que ambos estaban empatado a puntos coliderando la clasificación. De esta manera, Vampiros logró una ventaja de 3 puntos que ha mantenido hasta el final. En líneas generales, la temporada ha sido tremenda para el campeón, que tan sólo ha cedido dos derrotas en toda la liga, siendo además el equipo menos goleado, junto a Juventud, con tan solo 16 goles encajados. Por todo ello, hoy hemos hablado con Mario Román, componente de los Vampiros CF, que se ha mostrado muy contento con la liga que ha completado su equipo, considerando que han sido los justos vencedores del campeonato. En esta línea, ayer se produjo el sorteo de los grupos del Trofeo de San isidro, que ha quedado de la siguiente manera: A) Aspirantes, San Francisco, Portuense, vampiros y Cervecería Los Morenos. B) Escuela de Fútbol, San José, Juventud, Nueva Balompédica y Al Andalus.

El Bosque BaloncestoPor otra parte, también hemos dedicado tiempo al baloncesto para poder conocer de primera mano la conquista de la Liga de la Sierra senior por parte de El Bosque Baloncesto, en el que milita un buen número de ex jugadores del CABU. Uno de ellos, Javi Chacón, nos ha contado cómo se fraguó la victoria de su equipo en la finalísima ante el anfitrión, el CB Olvera A, al que ganó tras un partido igualadísimo por 69 – 71. Los bosqueños llegaban a esta final después de deshacerse en semifinales del CB Puerto Serrano por 70 – 62 y tras una liga regular en la que el CB Olvera A fue su bestia negra, ganándole en los dos choques. Sin embargo, la cosa cambió en el partido definitivo donde además El Bosque Baloncesto estuvo bien arropado en la grada por aficionados bosqueños que se desplazaron hasta Olvera.