El Ubrique UD naufragó otra vez en el Antonio Barbadillo y lo hizo en esta ocasión ante el colista de la categoría, el Conil B, por 1 – 3, en un partido en el que el equipo serrano no hizo nada a derechas y en los ubriqueños terminaron desquiciados y peleados con el mundo, hasta el punto de finalizar con dos jugadores expulsados. El arranque del partido fue poco prometedor por parte de ambas escuadras, a las que les costaba llegar al área rival, preocupadas más por el dominio del centro del campo. El filial conileño se le resistía a los locales, que no transmitían tampoco muy buenas sensaciones. En el minuto 21, un tiro lejano sin aparente peligro desde casi el centro del campo de Mario Pantoja, cuya intención era más desprenderse del balón que otra cosa, terminaba colándose en la portería ubriqueña tras un error garrafal de Adrián que no supo blocar un balón fácil. Tan solo fue uno más de los desaciertos e imprecisiones  del equipo local, que estaba irreconocible. Poco a poco el Ubrique UD fue ganado terreno y llegando a la meta rival. Montero la tuvo en el 34’ para empatar, pero no supo definir tras recibir un gran pase de tiralíneas de Juanmi. Rubén lo intentaría de cabeza 5 minutos después pero su remate se iba fuera, mientras que la respuesta visitante la tuvo Jaime en el 41’, cuando su tiro se estrellaba en la cruceta. Antes  del descanso, Rubén sería objeto de un claro penalti que terminaría señalando el colegiado López Brotons a estancias de su linier y que transformaría Paco en el minuto 43 para cerrar la primera parte con empate a un gol.

Los que esperaban que el equipo reaccionara en esta segunda mitad y llevara a lógica al marcador se dieron con un canto en los dientes, ya que la cosa cambió pero a peor. El inicio fue similar a lo visto en la primera parte, pero en tan solo 4 minutos los conileños sentenciaron el choque. En el 52’, Joaqui remataba de forma acrobática un centro desde el carril izquierdo y batía a Adrián y el 56’ Mario Pantoja conseguía su segundo gol de libre directo, aprovechando la mala colocación de Adrián. A partir de ahí todo fue un quiero y no puedo para los ubriqueños, que terminaron desquiciados y haciendo la guerra cada uno por su cuenta. A esto hubo que sumar una nueva expulsión de Montero en el minuto 72 tras lo que el colegiado interpretó como un intento de agresión a un rival, que terminaría por tirar por tierra todas las esperanzas de remontada. Ante este panorama, el Conil B pudo aumentar su renta en el 82’, pero Joaqui se encontraría con el palo y Miguelito no aprovecharía el rechace cuando lo tenía todo a favor. En los últimos instantes del partido Paco también vería la roja directa por agresión, con lo que el Ubrique UD no podrá contar ni con él ni con Montero en los próximos choques. Sobre este partido, que ha cerrado la primera vuelta del campeonato y que ha sido el último de 2016 hemos hablado con Lolo, componente del Ubrique UD, con el que hemos repasado otras cuestiones relativas a los momentos que vive el equipo, muy por debajo de las expectativas a principios de temporada.

Por otra parte, el Ubrique UD infantil A venció por 3 – 0 al Bornense Atlético, con goles de Alejandro Rivera, Marcos Monterrubio y Ana Coveñas. Los locales dominaron de principio a fin y generaron multitud de ocasiones, mientras que su rival tuvo muy pocos acercamientos.

El Ubrique UD alevín cayó en casa por 1 – 6 ante La Jerezana. Arturo Medinilla fue el autor del gol ubriqueño.

El Ubrique UD benjamín empató a 3 goles con el Bornense Atlético, con goles de Adrián Trujillo (2) y Esteban Martín. Los locales se adelantaron en el minuto 20, pero se encontró con la rápida respuesta de los bornichos, que empataron antes del descanso. En la segunda parte los visitantes se pusieron con un 1 – 3, pero el Ubrique UD fue capaz de empatar e kincluso de llevarse la victoria en el último suspiro.

Por último, el Ubrique UD prebenjamín goleó sin contemplaciones al Jédula Balompié por 10 – 0, con goles de David Domínguez (3), Alejandro Villanueva, Íker Pérez (4) y Adrián Moreno, siendo el último tanto obra de un defensa visitante en propia meta.

Etiquetado en: