El día grande del fútbol en Ubrique terminó en una vergonzosa batalla campal entre aficionados del Xerez Deportivo y del Ubrique UD que obligó a suspender el partido en el minuto 73, cuando el Xerez Deportivo vencía por 0 – 1.

Escenas como las de ayer plantean hasta qué punto merecen la pena todos los esfuerzos por convertir el fútbol en una fiesta del deporte cuando los energúmenos, amparándose en la multitud, provocan escenas de auténtico pánico entre la gente de bien que lo único que pretendía era echar una buena tarde primaveral y con ambiente familiar en un partido, que no olvidemos, corresponde a la 2ª Provincial gaditana.

El detonante de todo fue una bengala lanzada al campo en la zona donde estaba ubicado el Kolectivo Sur, la cual prendió el césped artificial. A partir de ahí, hubo reproches, insultos y finalmente los golpes, puñetazos, patadas, volaron botellas, vasos, piedras, hubo carreras, lloros, niños y mujeres corriendo. Jugadores y cuerpos técnicos de ambos equipo quisieron apaciguar a los aficionados sin que respondieran a sus ruegos. Las escaramuzas continuaron fuera del Antonio Barbadillo hasta que hicieron acto de presencia las fuerzas de seguridad, cuando pareció que se calmaron un poco los ánimos.

Hasta entonces, el partido estuvo marcado por la igualdad de ambos equipos, aunque con un Ubrique UD que buscaba más la portería y creaba más ocasiones, mientras que el Xerez Deportivo, las pocas aproximaciones que hacía al área de Benji era a través de jugadas a balón parado. En el minuto 21 Edu Villegas sacó un balón cruzado a Luis y mandaba a córner, en el 32 Paquito mandaba un tiro desde fuera del área que se iba alto y en el 38 Mario tras ser asistido por Dani Chaves se quedaba solo ante Edu Villegas pero llegaba muy forzado y con ventaja para el meta xerecista.

La segunda mitad comenzaba con el mismo guión, pero en el 52 el colegiado Samuel Luque Ramón decretaba penalti a favor del Ubrique UD por unas manos dentro del área. Como viene siendo habitual en las últimas jornadas, Lolo fallaba la pena máxima y se esfumaba la jugada más clara del partido para el Ubrique UD. Poco después, en el 73 Barba remataba de cabeza una falta sacada por David Orihuela y ponía el 0 – 1. Fue ahí cuando sucedió el episodio de la bengala y todo lo que trajo después. Luque Ramón, ante el cariz de los acontecimientos y siguiendo los consejos de la fuerzas de seguridad, suspendió el partido al no poder garantizarse la integridad de los espectadores.

En el día de hoy hemos hablado ampliamente sobre lo que ocurrió ayer con el presidente del Ubrique UD senior, José Antonio Herrera, y con el entrenador, Mario Casillas, los cuales se han mostrado apesadumbrados por los acontecimientos ayer vividos.

 

 

Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.