KDKHubo sorpresa, relativa, pero la hubo, en el desenlace de la XXXI Maratón de Fútbol Sala, ya que dejó un campeón inédito, el KDK, que dio la campanada en cuartos de final al eliminar a Estudiantes Panadería Sánchez y después hizo valer su calidad y, sobre todo su superioridad física sobre sus rivales para ganar brillantemente el trofeo más prestigioso del fútbol sala ubriqueños.

La fase de grupos dejó pocas sorpresas que llegarían sobre todo en cuartos de final, donde cayeron los dos grandes favoritos. Estudiantes Panadería Sánchez dejó escapar una ventaja de 2 – 0 ante KDK en los últimos minutos del partido que los enfrentó en cuartos de final y en los penaltis caían por sorpresa. Revolución La Freskita por su parte también empataba a 3 goles con Oasis Lounge y perdía en los penaltis su primera eliminatoria en 6 años, imposibilitando la conquista de su sexta edición para convertirse en el equipo más laureado de la competición. Oasis y KDK se enfrentaban en semifinales donde el KDK vencía sin muchos apuros por 5 – 0. En la otra parte del cuadro, el gran favorito, Marca 91 se las vio y deseó en la primera fase, donde Zulemaconseguía pasar como segundos de grupo tras Pinturas Rafa. Pero en las eliminatorias el equipo fue dando su mejor cara eliminando a CD Grazalema (4 – 2) y Pinturas Rafa (4 – 3). En la semifinal se encontró con Zulema, que también sudó lo suyo para deshacerse de Donde FS  (5 – 4) y Porti Construcciones Hermanos Viruez Oliva (5 – 0). En la semifinal Zulema se puso por delante en el marcador y supo aguantar muy bien atrás para salir a la contra. La seriedad en defensa de los grazalemeños obtuvo su primero y consiguió su pase por primera vez a una final de la Maratón, pero con un considerable desgaste físico de su plantilla.

Sería el KDK el que abriera el marcador en la gran final, aunque pronto llegó el empate de Zulema. Los grazalemeños aguantaron bien el inicio del KDK, aunque poco a poco fueron notando el cansancio, mientras que su rival, con más banquillo, hizo valer su mejor estado físico y guiados por Paquito fueron comiéndose a Zulema. KDK se puso con un 3 – 1 y poco antes del descanso Zulema tuvo alguna opción para recortar distancias y quizás jugar su último cartucho, pero el balón no quiso entrar y se llegaba con esta ventaja al descanso. La segunda parte fue un monólogo del KDK que aprovechó además para darle minutos a todos sus jugadores. El resultado final (6 – 2) fue fiel reflejo del domino del campeón ante un digno rival que físicamente no pudo dar más. Paquito se llevaba el trofeo Juan Tinajero al mejor jugador de la final y KDK lograba su primera Maratón tras disputar su segunda final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.