KDK logró ayer su segundo título de la Maratón de Fútbol Sala de Ubrique tras vencer en una preciosa final a Revolución por 4 – 6, en la que siempre dio la sensación de estar un punto por encima de su rival. Y no lo tuvo nada fácil para colarse en la final, ya que por el camino dejó a equipos como Fogón del Metropol, Los Patos o el mismísimo Estudiantes Disco Coyote, que una vez más volvía a caer en unas semifinales. En este último choque, en el que dio la sensación que ambos llegaban muy frescos la historia volvía a aliarse en contra del equipo estudiantil, que hasta el momento estaba completando un gran torneo, a pesar del susto que se llevó en octavos ante Leyton Construcciones y Reformas, al que le costó vencer por 4 – 3. Tras ganar con cierto dominio a Donde FS en cuartos por 4 – 1, se encontró en semifinales con un KDK que a su vez conseguía su clasificación tras vencer en octavos a Autoescuela La Sierra WASP por 7 – 1 y a Los Patos en cuartos por 8 – 4. La semifinal comenzó con los dos equipos muy precavidos, aunque poco a poco KDK se fue sintiendo más cómodo dando la sensación de controlar la situación. Así, en apenas tres minutos, KDK se ponía con una ventaja de 2 – 0 en dos jugadas puntuales, que dejaba noqueado a un Estudiantes que se fue al descanso con los fantasmas de eliminaciones anteriores. La segunda mitad fue un quiero y no puedo de Estudiantes, que se mostró como el equipo que es, pero que se encontró con un gran trabajo defensivo de KDK y, sobre todo, del guardameta Juan Luis Mateos, que sin duda realizó uno de sus mejores partidos.

RevoluciónEn la otra semifinal se enfrentaron Revolución y Oasis Lounge, que revivieron el choque del pasado año en el que Revolución cayó en los penaltis en cuartos de final. En octavos de final Revolución goleó a Pinturas Rafa por 8 – 1 y en cuartos venció a Marca 91 por la mínima. Por su parte, Oasis Lounge apeaba en octavos a Autoescuela Celia por 2 – 1 y en cuartos superaba en la tanda de penaltis a un magnífico Rácing Panteras tras empatar a 0. El choque de semifinales tuvo poco que ver con el del pasado año. Revolución, algo más entero que su rival, consiguió ponerse pronto por delante en el luminoso y eso fue una losa para un Oasis Lounge que esperaba volver a dar la campanada, y que en ningún momento dio la sensación de poder revertir la situación. El partido terminó con un 5 – 0.

Imagen del Estudiantes - KDKLa final por fin enfrentaba tras muchos años a dos equipos muy igualados y que se conocían muy bien. KDK pegó primero y conseguía ponerse en la primera mitad con una ventaja de 2 – 0, dando muy buena imagen y abortando todas las ocasiones de Revolución, que se encontró de nuevo con una gran actuación de Juan Luis Mateos. A falta de un minuto para el descanso, Revolución acortó distancias y de la daba emoción al choque, pero, KDK le devolvió el golpe y a falta de un segundo ponía el 3 – 1 en el marcador. Siempre a remolque, Revolución no le perdió la cara al partido en la segunda parte, a pesar de que KDK seguía mostrando su oficio a pesar de su juventud y ponía el 4 – 1. Cuando todo parecía perdido, Revolución acortó distancias en uno de sus arreones, de tal manera que la emoción estuvo hasta el último minuto, cuando el marcador reflejaba un 5 – 4. Revolución pudo empatar en una buena ocasión, pero fue Paco el que sentenció el choque con un gol del medio del campo a puerta vacía, a escasos segundos para el final para poner el definitivo 6 – 4. Por parte de Revolución marcaron David Zapata, Kisko Trujillo y Moisés Moreno por partida doble, mientras que por parte del KDK, Lolo y Paco harían doblete y Daniel Román y Juan David Márquez completaron el marcador. Juan Luis Mateos se llevó el recién bautizado Trofeo Ignacio Peralta al mejor jugador de la final.

KDK consigue de este modo su segunda maratón consecutiva recogiendo simbólicamente el testigo de Revolución, el gran dominador de estos últimos años.

Fotos: Ulisses Lima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.