ESTUADIANTESEstudiantes se adjudicó ayer domingo el Open Autonómico de Fútbol Sala de Ubrique, tras vencer en la final al UD Alchoyano por 5 – 2, en un torneo con marcado acento ubriqueño, donde los equipos de la tierra acapararon todos los trofeos. Estudiantes arrancó el torneo con una victoria por 5 – 0 ante un AA.VV. 320 Viviendas de Málaga, que demostró muy poquito en Ubrique. Posteriormente venció en el derbi al Ubrique FS por 1 – 3 y en las semifinales también superó a un complicado Zulema por idéntico marcador. Por su parte, el UD Alchoyano ganó en la primera fase  a Zulema por 1 – 3 y goleo al IES El Palo Copicentro por 2 – 9. En la semifinal se cruzó con un buen Ubrique FS, que no pudo con el mayor oficio de los alcalaínos. El Alchoyano se puso pronto con un 2 – 0 a su favor y en esa situación se sintió muy cómodo. El Ubrique FS generaba bastante peligro y creó alguna que otra ocasión clara, casi siempre en las botas de Alchoyano (3)Kisko Trujillo, pero la suerte, las buenas actuaciones del meta alcalaíno o la falta de puntería les impidió recortar distancias antes del descanso. Nada más reanudarse el encuentro, los ubriqueños marcaron y se vislumbró una posible remontada, pero la expulsión de Juanmi por doble amarilla dejó mermado al equipo que ya no pudo reaccionar y recibiría tres goles más a la contra en los últimos minutos.

En la final, el UD Alchoyano también se aprovechó de la poca concentración de Estudiantes al inicio del partido, poniéndose rápidamente con un 0 – 2. Sin embargo, el equipo albinegro logró empatar a antes del descanso, fruto de su mayor dominio y mejor juego. Nada más arrancar la segunda parte Estudiantes se ponía por delante y aplicaba su propia medicina al equipo de Alcalá de los Gazules, encerrándose atrás y saliendo rápidamente al contragolpe. El Alchoyano no pudo superar la barrera de Estudiantes y sucumbió finalmente por 5 – 2.

Ubrique juvenilEn categoría juvenil, el Ubrique FS fue el claro dominador del torneo, ante la debilidad de sus rivales, los malagueños AA.VV. 320 Viviendas y Rosemburg. Tan solo estuvo a su altura un sorprendente Ubrique FS cadete, que logró golear a los otros dos equipos juveniles, al 320 Viviendas por 10 – 2 y a Rosemburg por 6 – 0. Otras goleadas se llevaron los conjuntos malagueños de sus enfrentamientos ante el Ubrique FS juvenil, 1 – 8 el Rosemburg y 9 – 1 el 320 Viviendas. Así que los dos equipos ubriqueños  se volvieron a  cruzar en la final, ya que en la primera fase ya se enfrentaron con victoria para los juveniles por 3 –o. Sin embargo, las condiciones no fueron las mismas en la final, ya que el Ubrique cadeteUbrique FS cadete tuvo que disputar antes la final cadete ante la UD Churriana, a la que superó por 3 – 5, por lo que la plantilla llegó muy cansada a la final juvenil donde la esperaba un Ubrique FS físicamente superior y que no dio opción en ningún momento del partido, llevándose la victoria por 9 – 0.

Los mejores jugadores de las finales en sus respectivas categorías fueron Álvaro González, del Ubrique FS cadete, Francisco Panadero, del Ubrique FS juvenil, y Ezequiel Montero, del Estudiantes.

En definitiva, un Open algo descafeinado, con dominio ubriqueño en las tres categorías debido, entre otras cosas, al poco nivel aportado por los equipos foráneos, a excepción del Alchoyano, que disputó la fase final con un equipo muy justo. Un buen momento para plantearse en próximos años la organización de un torneo de similares características sin la intermediación de ninguna asociación foránea y con la posibilidad de contar con buenos premios en metálico que lo haga atractivo para los equipos punteros de Andalucía.