KDK se toma la revancha y conquista su tercera Maratón

KDK consiguió ayer su tercera Maratón tras superar por 3 – 6 a Estudiantes en una final igualada, emocionante e intensa, en la que pudo tomarse la revancha de la final del año pasado en la que le ganó la partida el equipo estudiantil. Las quinielas se cumplieron y KDK y Estudiantes se plantaron en la final aunque por caminos muy dispares. Estudiantes consiguió la primera posición del grupo C tras golear a sus tres rivales, para cruzarse en octavos con un viejo conocido, el Marca 91. El partido no tuvo nada que ver con los choques tradicionales en la Maratón entre estos dos equipos, ya que Estudiantes venció a Marca 91 con suma facilidad (8 – 1). El partido más duro lo iba a tener en cuartos de final, donde se enfrentó a Zulema, en un partido intensísimo e igualado y que se decantó en la recta final del mismo. Fue un choque donde el Estudiantes tuvo que emplearse a fondo  y cuyo desgaste se dejaría notar posteriormente, a lo que se sumaría las bajas por lesión y motivos personales de jugadores claves. Así llegó a semifinales, donde le esperaba un sorprendente Inter de Lian, que de nuevo había dejado en la cuneta a Revolución tras vencerle en los penaltis. La primera parte dejó un partido igualado, donde parecía que el que marcara primero tendría muchas opciones de llevarse la victoria. Ambos equipos gozaron de ocasiones, pero fue Estudiantes el que inauguraría el marcador antes del descanso. En la segunda parte, el físico le paso factura a los jugadores de Inter de Lian, que poco a poco se vieron superados por Estudiantes, que marcaría dos goles más para dejar un definitivo 0 – 3.

Por su parte, KDK, encuadrado en el grupo H junto a Oasis Lounge y Leyton Construcciones y Reformas, también paso como primero con la ventaja de contar con un descanso de 18 horas entre el último partido de la fase de grupos y el de octavos de final. Con un banquillo amplia y una plantilla equilibrada, KDL goleó a Curtidos Cabezas por 7 – 0 en octavos de final y superó de nuevo a Oasis Lounge por 0 – 4 en cuartos. En semifinales se encontró con el Donde FS, que no pudo con el KDK en un partido igualado en el que la calidad de los jugadores claves de KDK marcó la diferencia. KDK llegó a ponerse con un 0 – 2, aunque al comienza de la segunda mitad el conjunto cortesano acortó distancias y avisó del tipo de equipo que es, del que nunca te puedes confiar porque tiene recursos para noquear a cualquier rival. Sin embargo, el KDK supo reaccionar al arreón del Donde FS y con dos goles más finiquitó la semifinal.

La final volvía a enfrentar a Estudiantes y KDK un año después, aunque la situación era bien diferente a la de entonces. El Estudiantes llegaba algo mermado por las bajas y con algunos jugadores arrastrando problemas físicos. Por el contrario, el KDK daba la impresión de llegar más fresco y con mejor tono físico que su rival. Además, nada más arrancar el choque, el KDK se puso por delante cuando un tiro flojo de Keki se le escurrió entre las manos a Rivero. En esos primeros compases del partido se dejó ver el excesivo respeto que se tenían los contendientes, con algunas llegadas pero con poca claridad. KDK volvería a marcar y a ponerse con  un 0 – 2 tras un gol en propia meta de Dani Chaves, que pareció que podía hundir a Estudiantes, pero prácticamente en la siguiente jugada Julio se inventó un golazo que puso el 1 – 2 y dio alas a su equipo, que a partir de ahí se hizo dueño de la situación. Paco pudo marcar el tercer gol der su equipo pero se encontró con la cruceta, mientras que José Antonio Bohórquez no perdonó en la que tuvo y consiguió el gol del empate a dos. Todavía hubo tiempo en la primera mitad para que Estudiantes se pusiera por delante al contar con un doble penalti que no aprovechó Dani Chaves. En la segunda mitad la intensidad siguió siendo la tónica del choque, aunque con el paso de los minutos en los estudiantiles empezaría a pasar factura el cansancio. KDK golpeó dos veces y se puso con un 2 – 4, con dos goles de Paco, que pareció romper el partido, pero a dos minutos del final Joaqui marcó el 3 – 4 para meter a su equipo en el partido, poner incertidumbre en el marcador y, por qué no, meter el miedo en el cuerpo a su rival. Sin embargo, 12 segundos después Keki lograba el 3 – 5 en una jugada afortunada en la que aprovechó un desajuste defensivo de un Estudiantes que ya había perdido a su único portero por lesión. Ahí se rompió la final, en la que todavía quedaría tiempo para el definitivo 3 – 6 de Paco.

De esta manera, el KDK consigue su tercer título y, a poco que el grupo se mantenga, se postula como uno de esos equipos que puede marcar una época, dado que la juventud de su plantilla invita a pensar que tiene argumentos para dominar el Maratón durante algunos años más.